Audios de WhatsApp: ATE cargó contra la justicia por citar a declarar a 30 enfermeros

COMPARTIR

Debieron comparecer ante la AIC por la circulación de audios sobre coronavirus. El gremio habló de “disciplinamiento, silenciamiento y persecución”. Y denunció que no se mide con la misma vara.

La Seccional Reconquista de la Asociación Trabajadores del Estado hizo público su malestar con la justicia de esta ciudad tras la citación con la que fueron llamados a declarar, el fin de semana, 30 enfermeros y enfermeras del Hospital Central.

El secretario seccional Fabián Martínez explicó a El Litoral que “fueron llamados por teléfono para que se presentaran en la PDI (hoy Agencia de Investigación Criminal) por audios de Whatsapp que circularon en los que se mencionan a personas supuestamente contagiadas de Covid”, entre ellos un funcionario judicial.

“Si cada vez que sale un audio van a citar a declarar estamos complicados, esa es la preocupación, porque no sabemos el motivo real. Nos parece raro que por un audio se cite a 30 enfermeros, la preocupación es que se judicialice y que estén en una causa”, dijo el dirigente.

Para dar visibilidad a la cuestión, ATE Reconquista difundió un comunicado en el que expresó su apoyo a los trabajadores y destacó que lo que hasta ahora ha demostrado esta pandemia es la “importancia de los trabajadores y trabajadoras de la salud en su conjunto”, y particularmente enfermería, el personal más numeroso de las instituciones de salud.

“Más de 50 enfermeros y enfermeras han dejado su vida produciendo cuidados, más allá de esta coyuntura”, lo que demuestra que “el sistema de salud no es sólo respiradores, camas, equipos de protección u hospitales de campaña para la asistencia de las personas afectadas”, señaló.

Además, manifestó ver con suma preocupación, que esta importancia “no es tenida en cuenta por algunos miembros de la justicia local. Como aquellos que deben generar equilibrio, imparcialidad y decisiones racionales, se desbordan y deciden armar todo un protocolo de disciplinamiento y silenciamiento hacia aquellos que ponen y exponen sus cuerpos cotidianamente en el sistema de salud”.

En ese tono, aludió que “parece que no basta la angustia permanente de los trabajadores y trabajadoras de salud que genera la posibilidad de contagio y el riesgo concreto de contagiar a nuestras familias y allegados”, sino que además tienen que “desfilar por las oficinas de la PDI Reconquista” y encontrarse con “la lista completa” del personal de enfermería del hospital, para ir seleccionando al azar a quien citar a declarar.

“Los trabajadores y trabajadoras de la salud no estamos acostumbrados a esas acciones”, advirtió ATE. Y agregó que “el frío, el aroma, la oscuridad que habitan esas oficinas aumentan aún más nuestra angustia”.

“Parafernalia de control”

En la queja, rubricada también por la Junta Interna de ATE en el Hospital de Reconquista, la representación gremial relató que “fuimos pasando de a uno, más de 30 compañeros y compañeras invadidos por una incertidumbre demoledora. La justicia local, una vez más, descerrajó toda su parafernalia de control y persecución ante aquellos que están viendo lo que verdaderamente está sucediendo en esta ciudad”.

Sobre ese particular, recordó que “ya había pasado con nuestra compañera médica contagiada de Covid-19 (cuyo caso fue judicializado por el MPA), pero eso no bastó. No alcanzó. Hay que seguir amedrentando desde una justicia corta a aquellos que están en la primera línea de cuidado y que garantizan que todas y cada una de las personas que llegan a los servicios de salud reciban su cuidado, su atención”.

En la parte medular del texto, ATE Reconquista inquirió: “¿Cuál es el sentido de este hostigamiento?, nos parece totalmente desproporcionado el hecho a las acciones que se realizaron”.

La asociación gremial expuso que “la historia de sometimientos del norte santafesino se sigue haciendo presente”, y denunció que “así nos encontramos que no existe la misma justicia para esos que violan decretos nacionales y provinciales, y convocan a marchas multitudinarias desparramando el contagio. Acá la responsabilidad cívica no es cuestionada, acá la justicia se tapa los ojos. Para ellos, sólo hay silencio. Para nosotros silenciamiento. ¿Justicia connivente?”.

Como entidad sindical, calificó al hecho como “in-justicia, disfrazado de soberbia y arrogancia imperial” que “no debe silenciarnos y mucho menos disgregarnos. La única posibilidad es colectiva. Seguiremos acompañando y luchando junto aquellos que dignifiquen su trabajo y una salud como derecho para todos y todas”.

“Manejo a discreción”

ATE Reconquista lamentó que “parece que no tuvimos suficiente con nuestra historia reciente y el manejo a discreción de los estamentos del estado en desmedro de los derechos humanos de la población. Parece que eso que pasó, sigue intacto en prácticas biopolíticas que buscan controlar lo social. Pero los trabajadores y trabajadoras de la salud no queremos para nosotros designios impunes o falsos reconocimientos. Como siempre decimos: no somos héroes, ese es un falso reconocimiento del que se cree patrón”.