Juan Valdez fue condenado a prisión perpetua por el atroz femicidio de Rosalía Jara

El Tribunal lo halló culpable de homicidio doblemente calificado por la relación existente y por mediar violencia de género. La pena es de 35 años de cárcel efectiva.

Pasada media hora del mediodía, el Tribunal pluripersonal conformado por los jueces Gonzalo Basualdo (presidente), Norma Senn y Mauricio Martelossi, dio a conocer el veredicto del juicio oral y público por el femicidio de Rosalía Jara, ocurrido el 1 de agosto de 2.017.

Por decisión unánime, los magistrados resolvieron condenar a Juan Valdez como autor penalmente responsable del delito de homicidio doblemente calificado por la relación existente con la víctima y por mediar violencia de género (femicidio) en el cometido del mismo.

Antes de dar lectura al fallo, el presidente del Tribunal consultó al ahora condenado por la posibilidad de hacer uso de la palabra, derecho que reusó a ejercer el profesor Valdez.

Durante el juicio, que se inició el pasado 7 de julio, considerado el más importante de la historia judicial del norte santafesino, pasaron más de 80 testigos. En los alegatos finales, el fiscal Gustavo Latorre como la abogada querellante Carolina Walker habían expresado coincidentemente la debida acreditación de la autoría material del femicidio de Rosalía Jara por parte de Juan Valdez.

La defensa técnica ejercida por el abogado Jorge Faisal se había expedido por la inocencia y consecuente absolución de su cliente. En la ronda de alegatos finales, en tanto, el propio Valdez se declaró inocente.

“Doble satisfacción”

Una vez conocido el decisorio de los jueces, el fiscal Latorre dijo que “la satisfacción es doble por haber cumplido con la labor y, tengo que agradecer, al fiscal que me ha precedido en el cargo, el Dr. Martín Gauna Chapero, que ha hecho un trabajo muy importante; y también agradecer a Germán Sager, que es el jefe del equipo con el que hemos trabajado quizás para el juicio más importante de la provincia de Santa Fe, en estos momentos por lo menos”.

“Fue un trabajo sumamente desgastante y por eso estamos sumamente conformes. Además, a los doctores Carolina Walker y Matías Pautasso porque hemos hecho un trabajo en conjunto y nos hemos complementado en muchas situaciones y para la fiscalía ha sido un aporte muy importante la labor de ellos en esta causa”, destacó.

Respecto de las denuncias vertidas durante el juicio por el abogado defensor que apuntaron a miembros de la justicia verense, Latorre aseveró que “por supuesto que vamos a investigar a su debido tiempo, porque ahora debemos esperar a que el pronunciamiento quede firme”.

“Era lo que esperábamos, lo vivimos con mucho nerviosismo y ansiedad. Estamos convencidos que la sentencia tenía que ser por unanimidad porque era muy fuerte la pena que existía: estamos ansiosos por leer los fundamentos porque nuestro planteo fue muy fuerte en cuanto a la cuestión de género y la responsabilidad estatal, y queremos ver qué va a decir el Tribunal respecto de todo esto. Fue una lucha de mucho tiempo y muy en soledad, más allá del acompañamiento de las organizaciones sociales y de la comunidad de Fortín Olmos”, expresó la abogada querellante Carolina Walker.

Desaparición

“La desaparición de Jara ocurrió el sábado 1 de julio de 2017 minutos después de las 22:00”, recordó Latorre. “La víctima estaba en un bar de la localidad de Fortín Olmos y se fue del lugar cuando recibió una llamada del acusado, quien la estaba esperando en su auto en una garita de colectivos ubicada en la intersección de las calles Santa Fe y Juan Domingo Perón”, aclaró.

Acerca de la relación que unía a la víctima con Valdéz, el funcionario del MPA indicó que “mantenían una relación sentimental”. En tal sentido, explicó que “la noche de la desaparición, se registraron 14 llamadas entre los números de los celulares del acusado y Jara. La víctima le reclamaba el pago de alimentos para la hija que tenían en común”.

Latorre explicó que “la joven subió voluntariamente al vehículo de Valdéz y ambos se retiraron del lugar”. Asimismo, sostuvo que “en el trayecto, el acusado le quitó el celular a la víctima para que el teléfono no emitiera señal y posteriormente le dio muerte mediante un golpe en la cabeza”.

“Tres días después, Valdéz manipuló su propio móvil -con conocimiento de que estaba siendo investigado- antes de que el dispositivo fuera secuestrado por las autoridades policiales”, relató el funcionario del MPA. Al respecto, agregó que “a partir de técnicas de borrado que impiden la recuperación de archivos, eliminó de forma permanente los registros de llamada y de mensajería e información relevante para la causa”.

En agosto de 2018

Latorre informó que “los restos óseos de la víctima y partes de las prendas que vestía la noche de su desaparición fueron encontrados a la altura del kilómetro 34 de la ruta nacional Nº 98”. El fiscal agregó que “fueron hallados el domingo 26 de agosto de 2018 por personas que estaban cazando en el lugar” y manifestó que “el Equipo Argentino de Antropología Forense confirmó científicamente que los restos óseos correspondían a Rosalía Jara”.