La policía verense enfrenta la pandemia con barbijos caseros

COMPARTIR

Insólita e insalubre situación deben atravesar los agentes policiales de Vera por la falta de suministro de elementos de protección por parte de la jefatura pronvicial de Policía.

En medio de la pandemia de coronavirus y con medidas restrictivas impuestas por el gobierno nacional para frenar los contagios, los efectivos policiales de Vera y de todo el departamento deben afrontar los riesgos de vigilar la cuarentena con barbijos “caseros”.

Es que ante la no provisión de ese tipo de tipo de mascarillas, que actúan como barrera que evita el contagio, la policía resolvió hacerlas confeccionar en forma casera para salir del paso.

Llama la atención que las autoridades provinciales, que manejan presupuestos varias veces millonarios, no hayan reparado en la necesidad de proteger la salud física de sus subordinados.

Es obvio, por otra parte, que los miembros de la fuerza de seguridad disponen de alcohol en gel es porque lo adquieren por cuenta propia.

Aún desprotegidos como están, siguen trabajando porque son la primera línea de control de cumplimiento de la cuarentena. La única se podría decir junto al personal de salud.

Tres clases

Desde la industria farmacéutica se explicó que hay dos tipos de barbijos. El primero es conocido como barbijo quirúrgico empleado por las personas que tienen infecciones respiratorias para que no elimine secreciones en el ambiente  y también por los médicos cirujanos para evitar que sus secreciones expongan al paciente.

El otro barbijo (N95) es también conocido como una “máscara” más sofisticado y, por ende, de mayor costo porque tiene poros mucho más pequeños. Tiene la posibilidad de que se sella a todo alrededor y no entra prácticamente ninguna partícula. Éste no solo protege de casi todo microorganismo, también si hubiera vapores o humo en el ambiente.

En ambos casos, la profesional insistió en que para mantener su eficacia, tienen que ser cambiados cada 2 horas o cuando se mojen o rompan.

¿Y qué pasa con los caseros?

Por último, indicó que cualquier otro barbijo producido de forma casera con materiales como tela o servilletas descartables, no está recomendados por las entidades públicas de salud, porque se pueden filtrar los virus debido a la porosidad del material. “No van a cumplir la función que le quieren dar”.

Recomendaciones de la OMS

• Póngase el barbijo cuidadosamente de modo que cubra la boca y la nariz, y ajústelo ceñidamente para que no haya huecos entre la cara y la mascarilla.
• Procure no tocarlo mientras lo lleva puesto.
• Tan pronto como el barbijo se humedezca, cámbielo por otro que esté limpio y seco.
• No vuelva a usar los barbijos.