10 años de prisión para un hombre que abusó de su hijastra

Se trata de Jorge Mario Martínez, quien tiene 50 años y perpetró los ilícitos en Reconquista y en la localidad chaqueña de Santa Sylvina. La pena fue impuesta por los jueces Martín Gauna Chapero, Norma Senn y Gustavo Gon en el marco de un juicio en el que se abreviaron los procedimientos. El fiscal que investigó lo ocurrido es Aldo Gerosa.

Un hombre de 50 años identificado como Jorge Mario Martínez fue condenado a 10 años de prisión por haber cometido delitos contra la integridad sexual de la hija menor de edad de una mujer que era su pareja. Los ilícitos sucedieron en Reconquista y en la localidad chaqueña de Santa Sylvina.

La sentencia fue dispuesta por un tribunal pluripersonal integrado por los jueces Martín Gauna Chapero, Norma Senn y Gustavo Gon, en un juicio en el que se abreviaron los procedimientos que se desarrolló en los tribunales reconquistenses. El fiscal que estuvo a cargo de la investigación es Aldo Gerosa.

 

Abusos

El funcionario del MPA indicó que “el condenado abusó sexualmente de la niña mientras ella cursaba la escuela primaria”. Precisó que “los ataques ocurrieron entre 2016 y 2018, años en los que el grupo familiar convivió primero en Santa Sylvina y luego en Reconquista”.

“Martínez obligó a la hija de su pareja a realizar prácticas sexuales, le mostró videos pornográficos y la hostigó psicológicamente para que acatara sus órdenes”, relató Gerosa. “Además, solía amenazarla y hacerle regalos a fin de que ella no hablara con otras personas sobre sus padecimientos”, planteó.

Por otra parte, el fiscal subrayó que “los hechos ilícitos tuvieron entidad suficiente para interrumpir el libre y progresivo crecimiento sexual de la niña”. En tal sentido, señaló que “Martínez reconoció que perpetró los delitos con conciencia de que podía ocasionar un grave daño a la salud de la víctima”.

 

Exámenes genéticos

El fiscal informó que “Martínez fue condenado como autor de abuso sexual con acceso carnal y de promoción de la corrupción de menores, ambos delitos agravados (por la convivencia)”.

“Dada la calificación penal de los ilícitos, el tribunal ordenó que se realicen los exámenes genéticos correspondientes para la inscripción del hombre de 50 años en el Registro Nacional de Datos Genéticos vinculados a Delitos contra la Integridad Sexual”, destacó Gerosa.

Asimismo, informó que “la Defensa aceptó la atribución delictiva, el monto y el modo de ejecución de la pena impuesta y el procedimiento abreviado elegido para llevar a cabo el juicio”. Agregó que “a su vez, tanto la madre como el padre de la niña que sufrió los abusos expresaron estar de acuerdo con lo resuelto”.