Opinión del Centro Comercial e Industrial de Vera sobre los bosques de la Cuña Boscosa

Es muy importante para los habitantes del norte del departamento Vera, recuperar la actividad productiva y la dinámica poblacional en los bosques que ocupan la gran mayoría de su territorio.

Mientras que en otras partes del mundo, mucho se habla de su cuidado para evitar problemas del cambio climático, asegurar la cantidad y calidad de oxigeno y evitar desequilibrios en las lluvias.

Pero sería importante, profundizar el tema e informarse sobre realidad en el terreno y analizar las actitudes y políticas en vigencias, a los efectos de respaldar las opiniones con argumentos sólidos.

Hasta el momento, las formas y estrategias utilizadas para preservar la superficie boscosa, se basan en el contenido del verbo: “PROHIBIR”, aplicado a los de: LIMPIAR, TRANSITAR, POBLAR, DESARROLLAR y PRODUCIR…

Consecuencia de esto, más de treinta poblaciones santafesinas se asfixian en la pobreza y agonizan por el éxodo, desarraigo de habitantes originarios, cierre de industrias relacionadas a la madera y la desolación.

En cuanto a la realidad física de los bosques, con la inactividad, solo se logró acumular sedimentos, hojas secas, ramas, árboles caídos, enmarañados y fósiles, que resultan “óptimos combustibles” para el fuego y serias dificultades para el desempeño de los bomberos en tareas de auxilio, que terminan en imparables incendios, como en la Región patagónica; Sierras de Córdoba; Bañados del Paraná (Rosario); Bosques chaqueños; Región del Amazonas y muchos otros.

A la hora de las conclusiones entendemos que prohibiendo no se cuida, se detiene la evolución positiva de la naturaleza y de los pueblos, y que “Cuidar”, significa acompañar, poblar, convivir, producir, desarrollarnos junto a los bosques, Nativos o Cultivados.

Sería importante y acertado, que quienes se preocupan por preservar los existentes, a costos de pobreza y emigración, organicen la forestación en el resto del mundo, que alguna vez tuvo árboles, seguramente el resultado será más ágil, equitativo y humano.

Aquí, en nuestro norte, estamos capacitados para proveerlos de millones de plantines de diferentes especies, incluso nativas. Solo deberían cambiar el verbo, Prohibir, por el sembrar y cultivar.

Imagen 1:  sector de un bosque poblado, en producción mediante sistema silvopastoril.

Imagen 2: bosque vecino al primero y lindante, bajos sistema “Cuidado – Prohibido”