Textiles bloquearon el acceso al complejo industrial de Vicentin

COMPARTIR

Son trabajadores de Algodonera Avellaneda que reclaman mejoras salariales. Así, dejaron de cortar la Ruta 11 y se concentraron en la planta madre del grupo. Llevan casi 80 días de huelga.

Por enésima vez en lo que va de los últimos meses, obreros textiles de Algodonera Avellaneda llevan adelante medidas de fuerza en reclamo de mejoras salariales desoídas hasta la fecha por la patronal.

En las primeras horas de la mañana de este lunes, un grupo de manifestantes de concentró en el ingreso al complejo industrial Avellaneda de Vicentin SAIC y bloqueó el ingreso a la planta madre del grupo agroindustrial, propietario de la hilandería en cuestión.

La medida fue resuelta por los trabajadores en asamblea para continuar visibilizando la huelga que mantienen hace casi 80 días, en el marco de un conflicto irresuelto en el que no se advierten visos de solución alguna, toda vez que las negociaciones cayeron en vía muerta tras el fracaso de siete audiencias conciliatorias convocadas por el Ministerio de Trabajo de la provincia, instancia oficial que se dio por agotada su presencia en las negociaciones.

Las demandas de los empleados de la algodonera se centran en lo que denominan una “imperiosa” necesidad de aumento de haberes, a los que califican de “sueldos de hambre” y que no superan los 25.000 pesos per cápita.

El directorio de Algodonera Avellaneda se niega, ahora ya rotundamente, a entablar negociación alguna en atención a la presencia del gremio de Aceiteros y Desmotadores por entender que la injerencia corresponde solo a la Asociación Obrera Textil, sindicato natural y legal de los trabajadores en lucha.

Nueva modalidad

Por lo pronto, el cierre del acceso al aglomerado industrial de Vicentin SAIC presupone una nueva modalidad de lucha, que deja atrás el corte de la Ruta 11, sobre el puente que une a Reconquista y Avellaneda, para enfocarse de lleno en las puertas de la firma a la que peticionan.

Así lo dejaron saber los propios obreros en un comunicado: “Hoy lunes cambio de modalidad. Nos encontramos en el acceso balanza del complejo Vicentin. Hasta que nuestro grito se haga escuchar no bajaremos los brazos y seguimos en la lucha más unidos que nunca. Son pasos agigantados de un grupo de pulgarcitos que está dando que hablar en busca de sus derechos y dignidad”.

Agregaron que “de a poco van comprendiendo que esta lucha es de todos y la ganamos entre todos, nos referimos a los compañeros que querían entrar a planta (algodonera), los que no compartían y no estaban de acuerdo con nuestras formas de hacer nuestros reclamos. Gracias por su solidaridad de ‘no entrar y sumarse a nosotros’ La ganamos entre todos. A no bajar los brazos compañeros. Y gracias a la gente que se sigue sumando a la lucha obrera”.

Inhibición

La semana pasa el juez federal Julián Ercolini, por pedido del fiscal Gerardo Pollicita, ordenó la inhibición total de los bienes de Algodonera Avellaneda S.A., dado el rol de garante de la deuda que Vicentín SAIC contrajo con el Banco Nación. Además de la inhibición de bienes de Algodonera Avellaneda, el juez dispuso la prohibición de innovar la composición accionaria de esa misma firma y el levantamiento de los secretos fiscal, bancario y bursátil que protegen la confidencialidad de la información de más de una veintena de acusados por  presuntas irregularidades en créditos entregados por la entidad crediticia oficial a la cerealera durante la gestión macrista.