Multitudinario y emotivo abrazo simbólico en defensa de Vicentin

COMPARTIR

Vecinos de Avellaneda se concentraron frente a la sede central. Hubo encendidos discursos en favor de la firma y en contra del gobierno nacional. Visita del designado subinterventor Luciano Zarich.

Cientos de personas de a pie y otros tantos en autos se manifestaron en defensa de la empresa Vicentin con un abrazo simbólico realizado en el frente de la casa central del grupo.

Desde antes de las 18 de una tarde gris en el norte comenzó la concentración de vecinos, productores, directivos, accionistas, funcionarios locales con una consigna de cabecera: “Defendamos lo nuestro”.

Con lágrimas en los ojos muchos de ellos, con banderines con la leyenda “no la expropiación de Vicentin” y con bocinazos que en forma ininterrumpida dieron cuenta del malestar y contundente rechazo a la decisión del gobierno nacional de intervenir y expropiar la empresa insignia del norte.

El intendente local, Dionisio Scarpin, dijo sin medias tintas que “lo que están haciendo es robar una empresa”, y pidió “estar unidos en este momento y convencer a nuestro gobernador Omar Perotti que nos ayude como intermediario entre la empresa y el Presidente de la Nación”. El mandatario cuestionó el “histórico abandono al que el Estado nacional sometió al norte”.

Sobre eso, ejemplificó que “hace 107 años que se inauguró el ferrocarril que llegaba al puerto y hace más de 30 años que el Estado ha decidido abandonarlo; hace 60 años que se inauguró el asfalto de la Ruta 11 y ahora el Estado ni siquiera puede mantenerlo. Esa es la verdadera historia de nuestras comunidades, de esfuerzo y sacrificio que han permitido el bienestar de toda una región”.

“Nosotros no somos lo que somos por casualidad sino porque hay gente que apuesta a nuestra región, como Vicentin que ha decidido quedarse acá, apostar por nosotros, trabajar con toda una comunidad. Esas son nuestras empresas privadas, la que dan vida a nuestra ciudad, a nuestra región

Scarpin sostuvo que “no podemos permitir que esta empresa se expropie, que roben 90 años de historia, de sacrificio, de humildad. La historia de Vicentin es la historia de la Argentina próspera, del desarrollo, de una empresa familiar que se ha construido en el interior profundo de nuestro país”.

Por su parte, el senador Orfilio Marcón, indicó que “esto es algo que nunca hubiéramos imaginado, que desde otro nivel del Estado intenten apropiarse de una de las principales empresas de la República Argentina que nació en esta ciudad. Hay que respetar la constitucionalidad, la república, la justicia”.

Finalizadas las alocuciones, la caravana de vehículos se dirigió hacia el centro de Reconquista para manifestarse también en esta ciudad, en este caso frente al hotel en el que se aloja el subinterventor Zarich, fuertemente custodiado por las fuerzas de seguridad. Para graficar la movilización, vale decir que mientras los primeros autos arribaban al casco histórico, otros aún no lograban salir del epicentro en Avellaneda.