“Los globos costaron 115 pesos cada uno y fueron donados por un productor rural” (videos)

COMPARTIR

Luego de la iniciativa denominada “Encendiendo esperanzas” del gobierno municipal de Calchaquí surgió una polémica que transcurrió en las redes sociales respecto del costo de los globos y el valor emocional de la movida.

En la noche del sábado, un número informado de 300 globos de papel seda luminosos  fueron lanzados desde distintos puntos de la ciudad en un espectáculo inédito que buscó aunar los buenos deseos para que esta situación por la que atraviesa la comunidad se termine de la mejor manera posible.

La movida trajo aparejada una polémica por el supuesto elevado costo de cada unidad y por si fue acertado o no llevarla a cabo.

Para conocer los detalles de este programa, InfoVera consultó a fuentes inmejorables del Ejecutivo que precisaron que “cada globo tuvo un costo de 115 pesos y el monto para comprarlos fue donado por un productor rural de nuestra ciudad. Fue algo emocionante que nos hizo sentirnos unidos en esta crisis, estamos contentos de haberlo hecho”.

Por su parte, la secretaria municipal de Desarrollo Humano, Lic. Antonela Beltramino, escribió un mensaje en Facebook pidiendo a quienes no estaban de acuerdo con el programa que no agredieran a los demás: “No estás de acuerdo con el programa? Esta bien… solo no recibas el globo si te lo llevan a tu casa…  no salgas al patio ni mires por la ventana… no pidas deseos ni mandes mensajes pidiendo la salud mundial… pero por favor no agredas”.

La funcionaria se refirió también al debate sobre la utilidad de la acción: “Se podría haber ayudado a merenderos y comedores? Por supuesto…quizá usted no lo sepa, pero desde la Municipalidad se hace cada semana (y no solo en esta situación excepcional). Se podrá satisfacer todas las necesidades de nuestra ciudad? Ojalá así sea. Podremos conformar a todos? Desde ya que no”.

Luego, razonó: “Era necesario la suelta de globos? Depende de cuanta importancia le des a la psiquis de adultos y niños.. .porque ese es el objetivo. La idea de todo esto es generar positividad, entusiasmo (que en situaciones como las que vivimos suele perderse). Y más que nada en nuestros niños, héroes silenciosos en épocas de pandemia. Que entienden que tienen que quedarse en casa mejor que nosotros. Que no ven a sus amiguitos ni juegan en las plazas…y se la bancan! Mira a un niño a los ojos y decile que esto es una pavada…una idiotez de parte de los inoperantes que gobiernan”.

Por último, reflexionó: “Pensé que la cuarentena nos había hecho meter para dentro, ser más espirituales, disolver las grietas y estar unidos como ciudad y como argentinos… ese justamente va a ser mi deseo de esta noche: Verdadera unión, más amor y más empatía.

“Algo lindo viene”

Por su parte, en su mensaje del domingo el cura párroco Walter Vénica destacó que se vivió “un momento muy lindo, muy fuerte, muy emocionante con este lanzamiento de globos hacia el cielo”.

El presbítero compartió enseguida una serie de reflexiones sobre el acontecimiento: “Primero, que durante el día, gracias al sol, tenemos la tierra iluminada; el cielo nos ilumina, desde arriba viene la luz, pero también cuando hay noche tenemos que iluminarlo con nuestras vidas”.

O sea, agregó, que “cuando hay tristeza, cuando hay angustias, cuando hay desesperanza, tenemos que encender una luz, tenemos que elevar al cielo una luz. O sea, dirigirnos a Jesús, a Dios, para pedirle luz a nuestras vidas”.

A continuación, expresó: “La segunda cosa que quería compartir es que nos unimos todos, a este mundo lo sacamos entre todos adelante, no dividiéndonos, no enfrentándonos, sea de cualquier estilo de enfrentamiento. Salir a la calle a ver algo que se eleva al cielo nos une en la tierra. Festejamos, algo lindo viene”.

El padre Walter indicó que “la tercera cosa que quería compartir es la esperanza que nos viene de ese cielo que nos ilumina, pero también nos viene la esperanza cuando caminamos juntos. En este mundo, en esta casa común estamos todos, y la clave es tender nuestra manos. Como diría un gran hombre, solo la caridad salvará al mundo. Unámonos, hagamos el esfuerzo de salir de nuestra pereza, de nuestra indiferencia para llegar a los demás, sobre todo a los más pobres y necesitados”.

“Que se ilumine siempre tu corazón con esta luz que viene del cielo y que Dios nos ilumine con la esperanza y nos dé esa fe firme antes las tormentas de la vida”, deseó a la comunidad.