Una nena violada y embarazada quedó en el medio de una disputa familiar

COMPARTIR

En La Gallareta.

Un caso de abuso sexual, embarazo y enfrentamiento por interrupción legal de la gestación conmociona al pueblo con pasado forestal.

El pasado jueves, la médica del Samco local que atendía a una chica de 12 años diagnosticó que estaba embarazada y comunicó la novedad a la policía, que citó a la madre.

Con 17 semanas de gestación, hasta ese momento la menor se guardaba para sí la identidad de la persona que sería el padre de la criatura que crecía en su vientre.

La madre, al enterarse del estado de gravidez de su hija decidió, con la anuencia de la menor decidió llevar adelante una interrupción legal del embarazo (ILE), cuya práctica estaba prevista para ayer lunes.

Enterado del hecho y de la voluntad de abortar, el fiscal de caso Dr. Gustavo Latorre, estimó conveniente cursar un oficio al Samco para que se conserven muestras del feto con el fin de realizar estudios de ADN dado que no había imputados hasta ese momento.

Pero, a último momento y sin que esté claro el motivo de la marcha atrás, madre e hija decidieron suspender el aborto programado. No se sabe sin antes o después de eso, la nena le contó a su progenitora que, en realidad, quien había abusado de ella y la dejó encinta era el padrastro.

De ahí en más se llevaron a cabo intervenciones y entrevistas con equipos interdisciplinarios de Niñez, y el sujeto de apellido Ojeda, de 37 años, fue detenido e incomunicado por orden del fiscal Latorre. Este miércoles será imputado por abuso sexual con acceso carnal agravado por su condición de conviviente y ascendiente.

Más allá de que el caso parezca encaminado en cuanto a pesquisas judiciales por la posibilidad alta de producción de pruebas fehacientes para encartar al acusado como autor material del abuso, InfoVera pudo saber que en las últimas horas surgió otro conflicto que escapa al alcance de la justicia penal.

Es que el padre biológico de la chica víctima expresó su determinación para que su hija se haga el aborto; pero, contrariamente a lo demostrado al enterarse, la madre ahora se opone a ello.

Seguramente, de continuar ese disputa suscitada entre los padres tomará intervención el Juzgado de Familia que deberá actuar para zanjar las diferencias y poner coto a un situación en extremo compleja que no hace más que revictimizar a la chica abusada.